Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
TIEMPO FUERA
Columna del periódico "El Tiempo de las dos provincias"
//25 de Febrero, 2008

LIGERO ANÁLISIS DE UN CASO DE PROSTITUCIÓN

por jirafa a las 13:11, en General

 

  A mí no se me ocurren esos editoriales ingeniosos, con mucha vinculación social y con tanta claridad periodística que sí se les ocurren a, por ejemplo, los sagaces lametintas del prestigioso matutino “La Sonrisa de las Hienas” o a los rápidos periodistas de las radios más escuchadas e influyentes de la ciudad... no se me ocurren ni a palos. Entonces, como sé que escribir bien es pedir demasiado, me conformo con poder articular y ofrecerles estos simplones, mordaces y semi-ácidos comentarios; espero que ustedes también...

  Dicho lo anterior ahora hablaremos de este espinoso caso de la niña obligada a prostituirse. Todos saben: la mamá la llevaba y le hacía el aguante en sus encuentros con los “clientes”, en este caso fue descubierta con un camionero del Chaco, pero pudo haber sido con cualquiera, de otra provincia o de cualquier barrio de la ciudad. La niña, según comentarios radiales, no aparenta su corta edad sino unos dieciséis años, de físico desarrollado y atractivo y de acuerdo a este mismo periódico del día 22 de este mes, la niña no sabe casi ni leer ni escribir, mira dibujitos y novelas, escucha música y le gusta dibujar. Tiene una hermana con antecedentes de prostitución y un hermano con pasado de ratero y drogadicto. La madre, que casi seguro que ya vivió, y a fondo, todos esos pasos que ahora procura y pretende promulgar para sus hijos. Como vemos, toda una historia digna de esas novelas venezolanas o brasileras que seguramente entretenían a la niña entre cliente en camión, camioneta o auto. O entre dibujo y dibujo.

  Sin duda que esta situación anormal debe corregirse. La madre debe ser juzgada por su delito, así como el cliente ocasional. Y deben penar por sus faltas. Pero, ahí no debería cerrarse el caso... antes hay que preguntarse algunas cosas; y más quién analiza a la prostitución y a la marginalidad como delitos o pecados infernales. Y a las prostitutas como delincuentes. ¿qué le aconsejarían ustedes a estas mujeres que hagan?, ¿que vayan a trabajar de qué?, ¿de sirvientas?, ¿para que laven calzones y medias sucias por tres pesos la hora, las traten como a esclavas y el patrón les pida el culo para no echarlas?... ¿que vayan a estudiar de noche durante  diez años hasta recibirse e bachilleres para ir a trabajar de cajeras de mercados todo el mes por mil pesos?... A los que piensen esto último les aconsejo que se peguen una vuelta por las escuelas públicas medias, diurnas y nocturnas. Y que averigüen como trabajan las chicas en los supermercados.

  De ninguna manera quiero justificar a esta madre por su incalificable accionar pero debo ver que esta mujer no se despertó un día y dijo: -Hoy voy a entregar a mi hija a un camionero del Chaco porque necesito veinte pesos. Para estas madres hacer eso es algo de tantos años y de tantas familias de su entorno que su gravedad está al mismo nivel de cruzar un semáforo en rojo con la moto o robarle una gallina al vecino. Para gente como esta, y son millones, a la cual se ha sumergido en la incultura, la opresión y el abandono los parámetros para medir que cosa está bien o está mal no son los mismos que para usted que analiza, evalúa, y se educó como para ser capaz de juzgar con claridad.

  Y está la niña, a quién, espero que no, poco la va a ayudar a estas alturas la ardua labor de un psicólogo del estado. La “universidad” de los pobres, la calle y las amistades seguramente ya la diplomaron, y a fuego. En tiempos en que el dinero lo es todo y trabajar para ganarlo es lo menos, ¿como  desechará el concepto de ganar en tres horas lo que la mayoría ganamos en diez?

  Y está el camionero. Ese pobre tipo al que le ocurrió buscar placer en el lugar, en el momento, y con la persona, menos ideal. Ahora quizás hasta lo metan preso un tiempo, pierda el laburo y la esposa. Excesivo es el precio por una acción tan natural en quienes viven el ochenta por ciento de su vida arriba de un camión. También creo que juzgarlo desde las cómodas camas de una esposa y una amante, desde el dormitorio calentito o el cuarto rojo del bulo, es demasiado.

  Y están los otros, varios otros, los que no son camioneros pero conocen a las “niñas” y  a sus “madre” y a las “amigas” de esas niñas y de esas madres. Y ahora se hacen los zonzos pero por dentro se preguntan cuando las podrán hallar de nuevo.

  Lic. Gius

Palabras claves , ,
Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Calendario
Ver mes anterior Octubre 2019 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
Nube de tags  [?]
Más leídos
OCUPACIONES
IGNORADO
LIGERO ANÁLISIS DE UN CASO DE PROSTITUCIÓN
LUCES NAVIDEÑAS
Escribir
A MADONNA II
LARGO FIN DE SEMANA
INGENUOS Y NO TANTO
IDENTIDAD
ARMANDO MANZANERO
Secciones
Inicio
Contacto
En imagen

Paisaje

Paisaje
Sobre mí
FOTO

La Jirafa, parece común, pero es un bicho raro

Dijo la luna llena a la luciérnaga:
-Yo no sé si es cuestión de economía,
pero algo débil es la luz que llevas.
-Sí, -replicó el insecto, pero es mía-...

(Carlo Salustri Poeta italiano traducción Ricardo del Campo)

Ver perfil

FULLServices Network | Blog profesional | Privacidad